Visita Colombia

Altas cumbres andinas, costa caribeña virgen, selva amazónica, yacimientos arqueológicos, asentamientos coloniales… Colombia tiene todos los atractivos de Sudamérica y muchos más.

Olvídese todo cuanto se haya oído sobre Colombia. Demonizada durante décadas, este país es hoy un destino seguro, asequible, accesible y decididamente emocionante.

La oferta de actividades es inacabable: descender por las aguas tranquilas del Amazonas, deambular por impecables poblaciones coloniales, sumergirse en prístinos arrecifes caribeños o galopar a caballo por crestas de montañas con vistas a antiguos lugares de enterramiento indígenas. Y los colombianos son un pueblo simpático, afable y atento que recibe a los turistas como a viejos amigos.

La eficiencia de las fuerzas de seguridad ha reducido el conflicto civil de más larga duración en el continente a las zonas más remotas e inaccesibles del país, carentes de atractivos para los viajeros. Y, lo mejor de todo, muchos colombianos, otrora enclaustrados en sus ciudades, ahora también pueden disfrutar de su país.

Aun así, sigue habiendo quienes creen que todo se reduce a la cocaína y el café. No podrían estar más equivocados: si se dedica suficiente tiempo a descubrirlo, Colombia se revela como un país que enamora.

PAISAJES VARIOPINTOS

Gracias a su situación ecuatorial, Colombia presenta una gran diversidad paisajística, desde soleadas arenas caribeñas a verdes colinas alfombradas de café en la Zona Cafetera. Si se sigue ascendiendo, se llega a la bulliciosa Bogotá, la tercera capital más elevada del mundo. Unos cuantos miles de metros más arriba hay picos nevados, lagos de alta montaña y la singular vegetación de los páramos. Luego, los Andes dejan paso a los Llanos, una franja compartida con Venezuela de 550 000 km2 de praderas tropicales.

ACTIVIDADES AL AIRE LIBRE

El variado paisaje de Colombia resulta ideal para practicar submarinismo, escalada, rafting y senderismo. San Gil es la capital indiscutible de la aventura, pero hay diversión al aire libre en muchos rincones. En Colombia se pueden encontrar algunas de las opciones de senderismo más emblemáticas del continente, como una excursión de varios días por la selva hasta las antiguas ruinas de la Ciudad Perdidatayrona o ascensiones dentro del Parque Nacional Natural El Cocuy. El arrecife de Providencia es un paraíso para los submarinistas, mientras que en la costa del Pacífico se pueden ver majestuosas yubartas.

ANTIGUA CULTURA

Las antiguas civilizaciones dejaron a su paso un fascinante conjunto de yacimientos arqueológicos y culturales por toda Colombia. La Ciudad Perdida, la antigua capital tayrona construida entre los ss. XIy XIV, es una de las ciudades antiguas más misteriosas de Sudamérica, probablemente solo superada por Machu Picchu. San Agustín, con más de 500 antiguas esculturas de tamaño natural y origen enigmático esparcidas entre la campiña, también está rodeada de misterio. Más allá está Tierradentro, cuyas historiadas tumbas subterráneas, excavadas por un pueblo desconocido, hacen aún más arcano el pasado colombiano.

ENCANTO COLONIAL

Con el casco antiguo extraordinariamente bien conservado de Cartagena a la cabeza, Colombia ofrece un auténtico tesoro poco conocido de ciudades y pueblos adoquinados que a menudo parecen atrapados en un siglo diferente, felices de seguir tal como están, sin ninguna preocupación, desde la partida de los españoles. La intacta Barichara y la tranquila Mompox parecen decorados de cine inalterados por el progreso, mientras que la encalada Villa de Leyva parece anclada en el s. XVI.

POR QUÉ IR A COLOMBIA, según Lonely Planet

“Colombia era un país muy diferente cuando lo visité por primera vez a principios de la década del 2000, pero la hospitalidad de los colombianos me conquistó nada más llegar. Actualmente la seguridad ha mejorado espectacularmente, ayudando a que Colombia se convierta en el ave fénix de Sudamérica. Sin embargo esa bienvenida inicial se me ha quedado grabada: sin un atractivo turístico de cinco estrellas –no hay un Machu Picchu, unas cataratas del Iguazú o una Patagonia–, Colombia debe esforzarse más para atraer a los visitantes, y ese esfuerzo empieza y termina con la gente, que garantiza que uno se vaya con una impresión diferente de la que tenía cuando llegó.” (Kebin Raub, autor de Lonely Planet)

Fuente: El mundo (octubre del 2015) y Colombia 3 (enero 2016)

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *